10 junio, 2010

In memoriam


Oh Capitán, mi Capitán:
nuestro azaroso viaje ha terminado.
Al fin venció la nave y el premio fue ganado.
Ya el puerto se halla próximo,
ya se oye la campana
y ver se puede el pueblo que entre vítores,
con la mirada sigue la nao soberana.

Mas ¿no ves, corazón, oh corazón,
cómo los hilos rojos van rodando
sobre el puente en el cual mi Capitán
permanece extendido, helado y muerto?

Oh Capitán, mi Capitán:
levántate aguerrido y escucha cual te llaman
tropeles de campanas.
Por ti se izan banderas y los clarines claman.
Son para ti los ramos, las coronas, las cintas.

Por ti la multitud se arremolina,
por ti llora, por ti su alma llamea
y la mirada ansiosa, con verte, se recrea.

Oh Capitán, ¡mi Padre amado!
Voy mi brazo a poner sobre tu cuello.
Es sólo una ilusión que en este puente
te encuentres extendido, helado y muerto.

Mi padre no responde.
Sus labios no se mueven.
Está pálido, pálido. Casi sin pulso, inerte.
No puede ya animarle mi ansioso brazo fuerte.
Anclada está la nave: su ruta ha concluido.
Feliz entra en el puerto de vuelta de su viaje.
La nave ya ha vencido la furia del oleaje.
Oh playas, alegraos; sonad, claras campanas
en tanto que camino con paso triste, incierto,
por el puente do está mi Capitán
para siempre extendido, helado y muerto

Walt Whitman

5 comentarios:

Trencanous dijo...

Desde mi lejanía y mi desconocimiento, desde la impotencia por haber admirado y amado a quien ni siquiera llegué a conocer, rindo mi más sincero homenaje al capitán muerto en combate. Al gran capitán, al que me dio una gran lección de humanidad y vida. Al que me emocionó con su bravura, con su fuerza, con su optimismo en momentos de extrema dificultad.
Disparo salvas de emoción contenida.
Un abrazo Ana.

Maite dijo...

Un abrazo muy fuerte y grande, hermana.... como el mar.... como él

Encarni Moreno dijo...

Yo tambien tengo en mi mente a nuestro Capitan y en mi corazon para siempre.No pude conocerle,tampoco a vosotros,pero supe quererle y tenerle en mi mente,mandando todas mis fuerzas en aquella travesia.
El Capitan descansa y cuida de todos los suyos,animo familia y aqui os dejo el grito de guerra de mi querido hermano, p'alante,siempre p'alante familia.
Os aprecio mucho,que grande ha sido,que grandes sois...UN FUERTE ABRAZO

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

Un abrazo sincero

Arda dijo...

Que hermosa poesía y que triste.

Te dije en una ocasión anterior, que me acordaría siempre del aniversario de la muerte de Carlos. Es imposible no recordarlo aún sin haberlo conocido personalmente, aunque muchas veces me pregunto si le hubiera conocido más en el caso de haber sido, por ejemplo, una vecina de su casa.

No lo se.

Lo que es un hecho, es que Carlos llegó a nuestras vidas a través del blog y enseguida se instaló por derecho propio en nuestros corazones.

Tu hermano tenía algo muy especial y estoy convencida que hay un “gen común” que compartís con el, sus hermanos, sus padres y que también se le “pegó” a Ana, su mujer.

Para todos vosotros; besos, abrazos i todo el cariño del mundo.