18 noviembre, 2009

Chavez: ¡ahora si es personal!


Desde que Chávez accedió a la presidencia de Venezuela me debato entre mi sentido común y mi sentido democrático. Si la mayoría de los venezolanos le votan debo respetar su decisión, es su presidente y yo debo hacer un ejercicio de perspectiva. Las decisiones políticas y legislativas, por aberrantes que me parezcan, no dejan de ser el ejercicio soberano del poder de un mandatario elegido ¿democráticamente?. Bueno, aceptemos pulpo... Y además hay cosas que parecen mejorar como la alfabetización o el reparto de riqueza (al fin y al cabo los ricos siempre se han resistido a ese reparto, incluso cuando no es violento).

Ver a Chávez con su camiseta roja arengando al país ¡y al mundo! desde su programa de televisión, en esa mezcla de líder carismático y predicador mesiánico, con su discurso de revolucionario trasnochado y pseudocomunista es, no se sabe bien, si para reir o para llorar. Verlo, ora haciéndole arrumacos a Castro ora dorándole la píldora a Ahmadineyad, ora liderando la asamblea de la OPEP ora proponiendo el ALBA, es para hacer aflorar esa esquizofrenia que todos llevamos dentro para ocasiones como esta y sentir como un escalofrío nos recorre el espinazo. ¿Estaré loco yo? ¿Hay algo que descubriremos algún día cuando se desclasifique algún documento de la CIA? ¿Entenderemos algo?

Definitivamente procuro ignorar la risa incontenible y la inquietud naciente que me asaltan cuando me entero de la última "ocurrencia" del presidente Chávez, en mi fuero interno pienso "pobres venezolanos" (la verdad es que recientemente también he pensado mucho "pobres italianos" pero ese asunto queda para otra ocasión) y me congratulo de que Zapatero sea un tipo más o menos gris que no nos hace pasar estos "sofocones" a los sufridos ciudadanos (como diría mi abuela, "se le puede sacar a cualquier parte"). Últimamente, y descontando el espeluzne de su inquina contra Colombia en general y Uribe en particular, lo de acortar la duración de las duchas y recomendar que los que salgan al baño por la noche lleven linterna como alternativas ecológicas, es más de risa que otra cosa. La realidad es que teniendo en cuenta que mis duchas son ultra-cortas y que suelo ir al baño a oscuras si se tercia, estaba incluso por aceptar la pertinencia de la recomendación por inofensiva.

Pero ¡ahora si que no señor presidente!, ahora si que se ha pasado de la raya. Ahora si que se ha extralimitado, ha ofendido y menoscabado mi dignidad y me sublevo como víctima de su incontinencia verbal y su intromisión inadmisible en mi vida privada. ¡No presidente Chávez! Ahora usted y yo ya no somos desconocidos, ahora mis kilos y yo, mis redondeces ebúrneas (que diría Forges) y mis volúmenes desbordantes responden "por alusiones" a sus críticas, ahora sr. Chávez ha tocado materia sensible. Ahora, usted y yo, tenemos un asunto personal.

5 comentarios:

guanche dijo...

El problema de Chavez no es tanto por lo que dice (aunque desde los poderes economicos o de derecha cerrada se le este tratando todo el dia como un payaso a fin de tapar su mensaje con su imagen) sino por como lo dice.

Para mi vale mucho mas lo primero, y la verdad es que si fuera venezolano antes que cualquiera de sus predecesores marionetas del poder economico y rendidos a intereses multinacionales extranjeros, prefiero ver a este hombre que aunque le pierden las formas le gana su politica hacia la mayor parte del pueblo venezolano tan ignorado durante años.

Venezuela ha sido siempre u pais rico donde los haya, pero sobretodo saqueado por sus propios dirigentes y esquirmado hasta la anorexia por intereses y poderes externos.

En fin, desde la distancia de este canario que no vive en esa tierra, deseo ojala que la nueva redistribucion de la riqueza, que tan mal sienta siempre a quien mucho tiene y sobretodo el nuevo empuje en educacion y cultura hagan de este pais un sitio digno para vivir todo el mundo y no solo unos cuantos.

saludos a todos

guanche

Ana Gallardo dijo...

Me temo amigo Guanche que, en política, las "formas" son parte del "fondo" y la verborrea incontenible un síntoma de autocomplacencia y soberbia, malas consejeras para quien debe ser en ultima instancia un servidor público.

Ojalá me equivoque pero me temo que la historia nos enseñará que los logros de Chávez son una delgada pantalla de sus despropósitos. Pero ya digo, ojala me equivoque.

Arda dijo...

Es lo que tiene creerse por encima del bien y del mal. Y tener una verborrea tan fácil, que más bien parece una “diarrea mental”.
Cuan dañina es la INCULTURA en mayúsculas. Que nefasta es la PREPOTENCIA.
Que pena tener como máximo mandatario de un país, a semejante espécimen descerebrado……y si, esperamos el “repaso” que le darás a otro fulano impresentable: Silvio Berlusconi.
Quien o quienes serán sus asesores de imagen?.
No me lo explico. Un país que ama la estética como Italia?....misterio!!.

olemrac dijo...

No se que será mas peligroso, si el rojo encendido del fuego, que te avisa de su peligro, o el gris de la ceniza que esconde las ascuas que te achicharran.

AGUSTIN dijo...

Bonita!!! Algo personal!!!
No sabía de su amenaza... pero es que... se está metiendo conmigo también!!!!