16 noviembre, 2009

Aliados... ¿o cómplices?

Como dirían los más viejos del lugar (y mi amigo Guanche también): "se veía de venir". Si, lamentablemente a nadie creo que haya sorprendido que en su gira por los países de Asia-Pacífico, además de unas pocas buenas palabras y alguna que otra foto más o menos pintoresca, Obama haya "pactado" con China (hasta hace poco el enemigo acérrimo) que en Copenhague no haya pacto. Triste, muy triste.

Trato de pensar que igual esto no es tan malo, que a lo mejor hay una estrategia oculta, que quizá ellos saben algo que los demás ignoramos, que hay detrás de todo ello un "buen fin". Pero no me convenzo, yo soy de las que piensan que el fin no justifica los medios y no se me ocurre que paz o que bienestar puede obtener el mundo de que las dos primeras potencias mundiales se alíen en contra del resto, en contra de un futuro mejor para todos. De hecho lo terrible es que ni siquiera son dos paises que se alían, sino dos mandatarios que, lamentablemente, no representan ni al 10% de la población mundial (puede que Obama represente legítimamente a 175 ó 180 millones de estadounidenses pero Hu Jin Tao no representa a nadie). Al menos podrían desconvocar la reunión de Copenhague y ahorrarle al mundo los cuantiosos gastos en protocolo, traducciones, seguridad y fastos que estos encuentros conllevan... ¿lo harán?

Triste, estoy muy triste por este planeta, muy triste porque parecía que había un nuevo horizonte abierto ante nuestros ojos (con premio Nobel anticipado y todo para mayor abundamiento en la expectativa...) pero está claro que el horizonte tiene eso... que es inalcanzable.

3 comentarios:

Fernando Esteban Córdoba dijo...

muy buen espacio, saludos

guanche dijo...

Ahul,

sorpresa ninguna, Obama representa un país basado en un capitalismo salvaje donde tanto vales según cuanto tienes, y Hu Jin Tao a un país bajo una falsa bandera del comunismo usado como excusa perfecta para ejercer un puño represor de las libertades y derechos humanos de su pueblo.

Tan triste es uno como otro, y ninguno de sus dirigentes va a hacer nada por cambiar eso, más bien todo lo contrario, porque en eso se basan los regímenes de cada uno y lo que les mantiene poderosos como nación.

Por lo tanto que no espere el resto del mundo grandes gestos de estos mandatarios a no ser que de ellos saque partido su país o persona.

Que Obama tenga 2 dedos de frente y eso ponga un abismo de actitudes frente a su antecesor no quiere decir que vaya usar esas cualidades para mejorar nuestras vidas, salvo que a EEUU no le afecte en nada (ni cueste mas de lo que la propaganda generada le proporcione) o que le beneficie a ellos también, presentando esta iniciativa, en este ultimo caso, como un gesto de preocupación de su país hacia el resto de pueblos del mundo.

En fin nada nuevo bajo el sol, aunque si nuevas formas de hacerlo.

Saludos a todos

guanche

Arda dijo...

Como siempre, como nos tienes acostumbrados a quienes te leemos, practicas una incisión con tu particular bisturí, con una maestría envidiable.
Magnifico post.