12 octubre, 2009

Obama pacificaturus


Pacificaturus: El que pacificará

O al menos eso creen de Obama los miembros del comité que otorga el Premio Nobel de la Paz. Felices ellos que lo tienen tan claro. Pobres de nosotros como se equivoquen.

Vaya por delante que Obama me cae más que bien, que saludé con alborozo su elección como Presidente de Estados Unidos y que me alegro de que por ahora le estén dejando hacer sus "pinitos" (lo de que la Sra. Obama se presentase en Copenhage hablando de su marido como el "lider del mundo libre" me puso un poco de los nervios, pero igual sería cosa del otoño...). Pero creo que a los del comité, hablando en plata, se les ha ido "la pinza". Y además tengo la terrible sospecha de que han hecho un poco el ridículo. ¿Por qué digo esto? Por varias cosas, a saber:

  1. Se han cargado de un plumazo la tradición de que el Nobel de la Paz premiaba una vida, o al menos un largo tiempo, dedicado a la consecución de fines pacíficos, bien sea distensión, armisticios, negociaciones imposibles... Bastante más que buenas intenciones.
  2. Han premiado al lider del país más belicoso del mundo occidental con diferencia, el único que en los últimos 40 años ha invadido varios paises (Panamá, Granada, Afganistan, Irak) "solo o en compañía de otros" y con excusas más o menos presentables.
  3. Han premiado a alguien que, en realidad, sabe que no se lo merece y, más importante, sabe que sus compatriotas piensan lo mismo. ¿Es un desagradecido? No. Es ciudadano de un país que entiende por encima de todo el premio al mérito, al mérito conseguido con hechos y con esfuerzo.
En fin, es obvio que ya no se lo pueden quitar y tampoco se trataría de eso. De hecho es altamente probable que dentro de 20 años pensemos que realmente se lo merecía, pero la realidad es que habrá sido un premio inútil, ni Obama va a hacer a partir de ahora nada distinto a lo que ya hubiese hecho ni el mundo será mañana más pacífico. Lamentablemente 2009 será un año perdido para el Nobel de la Paz, se ha perdido la oportunidad de premiar a todas esas mujeres que en África luchan por un mundo más justo y que, por su condición de mujeres y africanas, deben realizar un esfuerzo suplementario para conseguir logros más modestos.

3 comentarios:

guanche dijo...

Completamente de acuerdo.

Es la primera vez que se premia a alguien por lo que puede hacer que por lo que ha hecho y para colmo con la certeza de que no va a hacer todo aquello que pueda por la paz, si es que ello no repercute en beneficios para su país, partido o persona.

Saludos

guanche

Ester dijo...

Y yo no dejo de preguntarme...¿Donde está mi Óscar? ¿O es que acaso tengo que hacer una peli para ganármelo? Já! :P

pecado dijo...

Buen post este, aunque ligeramente light ya que yo estoy indignada por este tema, que harta me tiene todo lo politizado.