13 abril, 2008

¡A sus órdenes señora ministra!

Cuando en 1982 Felipe González encarga a Narcís Serra la modernización de las Fuerzas Armadas se produce un hito histórico en este país: un civil se hace cargo del Ministerio de Defensa. En un momento en que aún estaba fresca en la memoria colectiva la intentona golpista de año y medio antes Narcís Serra se enfrenta a todo un reto, con un ejército anticuado y convulso, debatiéndose entre la cúpula reaccionaria heredera del franquismo y los jóvenes mandos deseosos del CAMBIO prometido por este nuevo gobierno.

En 1988 el ejército ha vivido ya cambios fundamentales, muchos de ellos basados en notorios y sonados pases "a la reserva", por eso la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas, aún de forma limitada, es la consecuencia natural del progreso y la modernidad. En 1999 desaparecen todas las trabas a la plena incorporación de la mujer a cualquiera de los puestos militares, incluso a la legión o las fuerzas especiales.

Hoy, en Abril de 2008, 20 años después de que se abrieran las puertas del ejército a las mujeres el recién elegido Presidente de Gobierno ha nombrado a la primera Ministra de Defensa que además, está embarazada de 7 meses. Hoy se da un paso más en la modernidad y es de nuevo un presidente socialista el que mueve esta ficha. Jose Luis Rodríguez Zapatero no tiene el carisma ni el recorrido que tenía (tiene) Felipe González, pero desde luego está demostrando que con el "talante" también se va a hacer un hueco en la historia.

Y mientras, me regocijo pensando en una señora embarazada de 7 meses pasando revista a las tropas... a música celestial nos sonará a las mujeres el "¡A sus órdenes señora ministra!"

6 comentarios:

Pau Llanes dijo...

muy bueno, sí, tienes razón... sólo que espero que zapatero no lo haya hecho como una travesura... Estoy hasta las p. de las travesuras de los políticos de una u otra banda... saludos... pau

B M dijo...

Me he resistido a dejarte un comentario. Me lo he pensado y repensado antes de dejarlo plasmado. Me alegra ver a una mujer al frente del ejército. Que tenga la oportunidad de acertar y equivocarse que tiene un hombre. En realidad la equivocación es no darnos cuenta de que hombres y mujeres somos igual de desastres y de maravillosos. Como dice la nueva publicidad de Pepsi: Lo que te diferencia es lo que te hace maravilloso.
Realmente ahora en el asunto "igualdad" estoy pasando por un momento bastante, digamos... Santo Tomás.
Quiero igualdad de derechos para todo el mundoooooo!!!
También para los padres.
Perdona si no es apropiado mi comentario amiga mía. Sí lo ves inapropiado no me importará que lo elimines.
Un beso amiga. Te admiro por tus convicciones. Me encanta tu comentario.

Ana Gallardo dijo...

Amigo B M entiendo tu comentario, se el por qué y comparto absolutamente que la igualdad solo puede serlo si lo es para todos y para todo, con los matices necesarios a las peculiaridades y compensando aquellas carencias que supondrían una merma de oportunidades... pero en igualdad de condiciones: iguales.

Cosas muy raras tienen que pasar, tanto que no se me ocurre ninguna, para que yo censure un comentario tuyo, todo lo contrario, bienvenidos sean siempre...

Un beso

B M dijo...

Querida Amiga:
Sé de sobra que puedes entender por lo que estoy pasando; sólo hace falta tener sensibilidad e inteligencia; y me consta que te sobran ambas cosas.
Gracias, en estos momentos me siento de lo más incomprendido. Como si nadie se diera cuenta de lo que es echar de menos a un hijo.
Un beso.

Ana Gallardo dijo...

Se que no es consuelo, pero no concibo mayor dolor que no poder ver crecer dia a dia a un hijo. Espero que todo mejore, mientras, que tu inteligencia y tu amor te ayuden a convertir las horas en momentos inolvidables, los minutos en recuerdos imprescindibles.

Suerte y ánimo

B M dijo...

Intento exprimir el tiempo todo lo que mis fuerzas y mi imaginación me permiten. Pero es una verdad que no se puede cambiar. Que el tiempo se eterniza en su ausencia y corre sin piedad cuando estoy con ella.
Gracias por tus ánimos siempre.
Un beso enorme Amiga.