12 junio, 2007

Sobrevivir a EXPOSALDO


Tengo que reconocer que fué agotador pero divertido, una de esas experiencias que te quedan en las que aprendes un montón de cosas pero sobre todo, y fundamentalmente, hay un sinfín de anécdotas para recordar en las charlas de café... como la de buscar durante horas el número 42 de la chola negra... sin ir más lejos... jajajajaja... y algún encuentro inesperado...

1 comentario:

mábel dijo...

...definitivamente, deberia haber ido a exposaldo...y es que, sinceramente, se que es una locura, pero me chifla porque me gusta ir sola o ir con alguien y separarme para que cada cual vaya mirando a su ritmo...y, no se, es una manera de evadirme...ademas, llego a la cama tan rendida que es maravilloso...pero bueno, otro año sera...