14 mayo, 2007

Un día de tantos... ¡uf!

6:10 suena el teléfono

6:20 me meto en la ducha a oscuras, fundamentalmente porque no me siento capaz de encontrar el interruptor de la luz


6:30 me miro al espejo y me veo guapa, me pongo las lentillas y enfrento la cruda realidad. "Toilette" completa que incluye lavado de dientes, encremado corporal, tapado de manchas y arrugas, alguos brillos más o menos dispersos...

6:40 preparo el desayuno de Miguel, Sergio y mio (en el ínterin, friego algún plato que otro, vasos, cubiertos)

6:50 desayuno con Miguel, 15 minutos de noticias. Pronunciación de las primeras palabras del día, no muchas, aún ando dormida.

7:05 termino de arreglarme, me visto, me aseguro de despertar a Sergio


7:20 salgo de casa


7:30 llego al trabajo, abro vallas, candados y desconecto alarmas


7:35 estoy en mi mesa y empieza la dura labor: en genaeral una primera charla con los chinos


8:35 llega el resto del personal, doy unas mínimas instrucciones y me voy


8:45 salida a toda pastilla hacia La Laguna a mi curso de doctorado


9:00 - 10:15 curso


10:30 estoy de nuevo en el trabajo, sigo despachando con unos y otros, apago algún fuego, echo unas risas (seguramente, por tenso que esté todo siempre hay algún motivo para reirse, a veces es no echarse a llorar)


13:40 salgo a buscar a Sergio para ir a comer

14:00 llegamos a casa, preparo la comida (calentar algo ya preparado), pongo la mesa, comemos. Unos minutos de charla siempre relajante, siempre divertida

14:40 salimos al colegio

15:00 de nuevo en el trabajo, recibir proveedores, tomar decisiones, asesoramiento, órdenes.


18:00 la mayoría del personal se marcha, aprovecho para hacer esas cosas que requieren concentración 19:30 me voy a casa

19:45 en casa unos minutos de charla con Miguel, poner una lavadora o secadora, colaborar a decidir la cena (en general me la encuentro hecha) o a poner la mesa. Comentar la clase de la mañana.


20:30 cena

21:30 estudio o preparación de algún trabajo para las clases
(si es martes toca House, ese día no hay estudio...)

10:30 exhausta me derrumbo en la cama


10:35 ... a veces no tan exhausta... jejejeje


Reconozco que a veces llego a un nivel de cansancio que me pone a prueba, pero lo normal es que esté encantada, incluso reconozco que no me cuesta levantarme para ir a trabajar... la tarea es agotadora, a veces frustrante pero siempre enriquecedora. Vivir es enriquecedor y yo tengo la inmensa suerte de saber apreciarlo, de sentirme rodeada de buenas e interesantes personas en lo profesional y de verdaderos ángeles (mi familia) en lo personal. Y Miguel, que es mi verdadero motor.

1 comentario:

Mábel dijo...

"vivir es enriquecedor"...me quedo con esa frase aunque, todo tu relato, para variar (jeje) me maravilla..."vivir es enriquecedor"...pues si, si que lo es ultimamente me siento mas viva que nunca, hasta de los momentos malos saco algo maravilloso...gracias una vez mas ana. muakkkkk!!