06 mayo, 2007

No es un domingo cualquiera

Hoy ha sido un buen día. Mi familia lo ha iniciado agasajándome con la excusa del día de la madre. Me han regalado un cómic: "300" de Frank Miller que narra con innegable fuerza y maestría gráfica la batalla de las Termópilas, una película: "Happy Feet" la odisea animada de un pingüino "diferente" y un libro: "Wicked" de Gregory Maguire que narra la historia de las brujas de Oz antes de la llegada de Dorothy. De alguna manera estos tres regalos llegados simultaneamente me hacen darme cuanta de que mi familia me considera una persona poco convencional, de hecho me han hecho sentir absolutamente "friki"... y me encanta. Una cesta de productos cosméticos, una blusa o una sesión de SPA me habrían hecho ilusión también, pero posiblemente no me habrían movido a escribir este texto. Y me gusta que me pasen cosas, pequeñas cosas, que me muevan a escribir.

Por eso no puedo dejar de incluir aqui esta canción que he oído hoy en la radio después de mucho tiempo y que he sentido muy oportuna... además la versión es un auténtico "incunable"



1 comentario:

Mábel dijo...

...ahhhhhhhhhhh! (grito de emocion...jeje) siempre me he sentido tan identificada con la letra de esta cancion!!!! me aplico todas y cada una de sus palabras y, de verdad que, cada vez que la oigo, mas re-chula me vuelvo en el sentido de pasar mas de la gente...eso si, siempre y cuando ellos pasen de mi...:-) estoy oyendola, meneando los hombros y la cabeza como sintiendome orgullosa de como soy...gracias Ana...haz dao en el clavo...besines