01 enero, 2007

Un año que empieza... ¡Hola 2007!


Nuevecito y sin estrenar, lleno de dias en blanco que habrá que llenar, de decisiones que tomar, de propósitos por cumplir... de malas noticias que sobrellevar y de buenas noticias que celebrar... un año que, a diferencia de los pasados, se me presenta lleno de expectativas y parco en certidumbres.

La certidumbre imprescidible de que quien camina a mi lado el sendero de la vida sigue ahí, infatigable. La certidumbre confortante de que la familia, toda la familia, es la mejor familia que podría haber deseado. La certidumbre aprendida de que ahí fuera hay un montón de gente estupenda esperando que la conozca y la aprecie. Y poco más... para seguir adelante, para encarar lo que venga no hace falta gran cosa más.

Y las expectativas son muchas... ¿qué pasará con mi trabajo? ¿haré la tesis? ¿adelgazaré? ¿habrá sobrinos este año? ¿que tal lo pasaré en París? ¿viajaré a Marruecos? ¿aprobará mi hija? ¿se curará del todo mi hermano? ¿estarán verdaderamente arregladas las goteras? ¿lloverá? ¿hará mucho calor? ¿olvidaré lo que quiero olvidar? ¿recordaré lo que quiero recordar? ¿conoceré a mucha gente? ¿volveré a ver a aquel amigo que hace años que no veo? ¿habrá la cena de "ex"? ¿iré a un balneario? ¿me tocará la lotería?...

Querido 2007, hoy ya ha sido un día estupendo, la playa estaba fantástica, la comida excelente y el cava delicioso... espero que los próximos 364 días que vamos a pasar juntos contengan los mejores de mi vida...

No hay comentarios: