29 enero, 2007

Con la boca abierta...


Así me he quedado. Sabía que llegaría y ahí está. Mi ventana no tiene vistas al Teide. Ya me gustaría, pero por mi ventana lo que se ve es el mar. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías puedo permitirme lujos como este. Hace unos días, y desde entonces con frecuencia, gozaba del espectáculo impresionante de ver un amanecer desde Izaña. Hoy mis ojos disfrutan de la visión apabullante del Teide nevado. La nieve ha debido caer ayer por lo que además creo tener el privilegio de ser de los primero en disfrutar del espectáculo. Cosas así me ensanchan el ánimo y me permiten dar gracias por lo bello que se ha puesto al alcnace de mis ojos. Ester, no puedo evitar estar triste, pero soy feliz y quiero compartir esto contigo. Un beso.

2 comentarios:

kFk dijo...

Lástima que con lo cerca que está, no lo pueda disfrutar uno. A ver si este fin de semana me doy una escapadita ;)

Ana Gallardo dijo...

Pues haz 1000afotos y me lo cuentas... ;-)