15 abril, 2007

ESTER

Desde su nacimiento ya se veía venir que no sería dócil. Apenas 30 horas antes el ginecólogo afirmaba que quedaban 8 ó 10 días para el parto. A la mañana siguiente rompí aguas, a las 5 de la madrugada siguiente nació. Ella dijo cuando. Desde el principio se pusieron de manifiesto su carácter y su manía por la puntualidad. Aún me recuerdo empujando el carrito a la carrera mientras se desgañitaba ante el estupor de propios y extraños. La razón: habían pasado 5 minutos de su hora de comer. Con el correr del tiempo seguiría teniendo buena boca, puntualidad y un carácter endiablado, suavizado ahora por los años, la seguridad y una simpatía apabullante. Siempre fué activa (ballet, kárate, baloncesto... no me siento culpable, no recuerdo obligarla), creativa, divertida (un poco payasa en realidad) y, sobre todo y fundamentalmente, encantadora. Sus primos, sus tios, sus abuelos, sus amigos, sus profesores... todos la adoran. Y no es para menos, tiene un algo siempre en los ojos dulce y cariñoso, un algo apacible y cómplice, un algo escondido que te dice "ven a descubrirme" y un algo pícaro que te invita "ven a divertirte". Sus silencios son enigmáticos, sus palabras certeras, sus escritos profundos, sus amigos eternos, sus ilusiones contagiosas, sus pasiones arrebatadas, sus amores sinceros, sus cruzadas implacables, sus pantalones insufribles, sus aptitudes innegables, su labia irresistible. Es inteligente y lo sabe, con una inteligencia que va más allá del cálculo y la aritmética, con una inteligencia que sabe de afectos y personas, que sabe entender de sentimientos, que sabe de palabras escogidas y momentos oportunos. Es inteligente y lo sabe. Y sabe, porque es inteligente, que nada hay más valioso que el amor ganado. Nada hay que me haga sentirme más orgullosa que quererla, porque se que se gana mi orgullo y mi amor siendo ella.

3 comentarios:

kFk dijo...

Enhorabuena por poder contar con alguien del que poder hablar de esa manera, eso nos hace valorar mejor lo que tenemos, y lo mejor de todo es ser consciente de que contamos con una persona así. Hoy en día mucha gente no valora a las personas como es debido hasta que ya no están... si aprendes a valorarlas en su compañía disfrutarás muchísimo más compartiendo tu vida con ellos.

Me he sentido muy identificado contigo al leer palabras como esas..

Muacks !!!!

Mábel dijo...

...creo que es lo mas bonito que he leido en muchisisisisisimo tiempo...felicidades Ana por tener una persona tan importante en tu vida y felicidades tambien a ti, Ester, porque tienes mucha suerte por tener una madre tan maravillosa en tantos aspectos de la vida y es que tu madre me sorprende gratamente cada dia mas y mas ; veras, Ester, yo pienso que ella elogia tu forma de ser, pero mi opinion es que lo has heredado de ella, teniendo una madre asi seria muy dificil que no fueses tan estupenda como ella relata...se dice que uno es lo que ve...que bonito, de verdad !!! y la foto es estupenda, los ojos dicen todo lo que cuentas con tus palabras...besos para las dos

Layla dijo...

Es precioso oír a la persona que al final de cada día, y durante tanto tiempo, se sintió tan afortunada como se deja ver en estas líneas, al acostarse sabiendo que en la otra habitación dormía una niña preciosa… a la persona que pudo ver crecer una flor tan linda, que la vio aprender a caminar, tropezarse y caer, y siempre volverse a levantar…
Estoy muy orgullosa de poder estar ahora al lado de esa persona tan maravillosa, como tu me dijiste un día en una frase preciosa, compartimos algo muy especial, el amor a una misma estrella…
Espero que brille en mi vida mucho tiempo más, gracias por hacerme sentir tan orgullosa al leer tus líneas, hoy más que nunca, enhorabuena por ella.